Porque ha sido suficiente

 

  

Fui acusado falsamente de violencia de género y me encontré cara a cara con las hordas políticamente correctas y lxs feministxs radicales. Una vez que los tribunales de justicia me encontraron libre de toda culpa, decidí que estaba en una posición privilegiada para hacer una critica a estas tendencias. No soy una víctima, yo me defiendo.