LA MUERTE TE SIENTA BIEN

 

Un tropezón en el momento incorrecto fue todo. La rueda delantera del microbús destrozó su cabeza. Pero fue el principio de la gloria. Los amigos comenzaron a decir “como Miguel hubiera dicho” o “como Miguel hubiera querido”. 

Nunca fue ningún líder de opinión. De hecho, nadie concordaba demasiado con sus casi delirantes opiniones. Ahora, sin embargo, es imposible discutir con él. Tendrá la razón por siempre. Incluso intercede por los amigos ante el Altísimo. Nunca antes fue tan popular. Si no hubiera sido el fin de su existencia, la muerte pudo ser lo mejor que le pasó en su vida.

Mandé este cuento entre el 2009 y el 2010. No apareció en su momento pero aparee entre los mejores del certámen… la vida es curiosa